Florence Griffith

Dedicatoria

La mujer más veloz del mundo, así fue bautizada tras sus marcas en Seúl 88, hoy en día nadie a logrado superarla.
No se fracasa hasta que no se deja de intentar (Florence Griffith).


Biografia

Delorez Florence Griffith-Joyner, nacida en el seno de una familia humilde, desde niña comenzó a destacar por su velocidad, en las carreras de barrio solía ganar a los chicos de su edad e incluso mayores que ella. A pesar de sus excelentes cualidades, el atletismo no era una opción para resolver las dificultades económicas por las que pasaba su familia, por lo que al finalizar sus estudios de secundaria decidió abandonar el atletismo y se puso a trabajar.

En 1980 conoció a Rob Kersee, un entrenador de la Universidad de California (UCLA), el cual vio un gran potencial en Florence Griffith, consiguiéndole una beca para estudiar en UCLA. Una vez ingresó en la universidad, comenzaron los duros entrenamientos que obtuvieron su fruto rápidamente. Florence ganó varios Campeonatos Universitarios de los Estados Unidos (NCAA), donde sus tiempos en los 100 m. y 200 m. fueron sorprendentemente buenos.

Todo cambió cuando conoció a Bob Kersee, que sería su entrenador y que rápidamente vio su potencial como velocista de clase mundial. Le consiguió una beca para estudiar Psicología (licenciándose en 1983) en la Universidad de California (UCLA), y empezaron a entrenar para conseguir serios objetivos.

Rápidamente llegaron los resultados. Florence ganó varios títulos en los Campeonatos Universitarios de Estados Unidos (NCAA) donde sus tiempos en 100 y 200 m ya habían mejoraron sustancialmente. Pero fue en 1983 cuando Florence ganó su primer gran premio, obtuvo diploma como 4ª clasificada en los 200 m. en Campeonatos de Mundo, celebrados en Helsinki en 1983.

Al año siguiente consiguió en la ciudad que la vio nacer, la medalla de plata en los 200 m. durante los Juegos Olímpicos de los Ángeles 1984, donde fue superada por su compatriota Valerie Brisco-Hooks.

Tras los Juegos, Florence se casó con el también atleta Al Joyner, campeón olímpico de triple salto y hermano de la atleta Jackie Joyner-Kersee, esposa del entrenador de Florence, Bob Kersee. Después de los juegos, se convirtió en madre, dando a luz a Mary Ruth. Tras su ausencia en las pistas Florence reapareció en los Mundiales de Roma en 1987, donde de nuevo acabó segunda en los 200 m., superada por la alemana Silke Gladisch. También consiguió una medalla de oro con el equipo nacional de los EE.UU en los relevos 4 x 100 m.

Su gran año fue 1988, donde justo unos meses antes de las Olimpiadas, en los campeonatos clasificatorios de Indianápolis, Florence pulverizó el record de los 100 m. lisos, consiguiendo el asombroso crono de 10,49 segundos, desbancando la anterior marca de 10,76 seg. en poder Evelyn Ashford. Aún en la actualidad sigue siendo una marca inalcanzable. La anécdota de las competiciones de Indianápolis, fue la indumentaria que llevó Florence durante la final, un body púrpura con un biquini turquesa por encima, donde su pierna derecha estaba cubierta por la malla pero su pierna izquierda estaba completamente al aire. El modelo fue denominado en los EE.UU como “one-legger bodysuit”.

Ya en los Juegos Olímpicos de Seúl, obtuvo en una actuación memorable, el oro en los 100m., 200 m. y en los relevos 4 x 100 m. , asimismo consiguió una plata en los relevos 4 x 400. Durante las pruebas de 200 m. lisos, batió dos veces la marca mundial, en la semifinal y en la final, donde marcó un tiempo de 21,34, que aún sigue siendo la plusmarca mundial de la prueba.

Tras las Olimpiadas de Seúl, con 29 años y en lo más alto de su carrera, anunció su retirada de la competición. Gracias a sus éxitos deportivos, acompañados de la extravagancia de la atleta, la cual lucía unas enormes y decoradísimas uñas, le hicieron aumentar su fama y calado mediático. Comenzó a ser conocida como Flo-Jo, se dedicó a la publicidad, promocionando toda clase de productos. Creó su propia línea de ropa, incluso se fabricó una muñeca de réplica, llamada Flo-Jo, vestida con el famoso “one-legger bodysuit”.

El 21 de septiembre de 1998, con tan solo 38 años, fallecía en su casa de Misión Viejo, California, mientras dormía. La causa oficial de su muerte fue asfixia producida con una almohada, tras sufrir una apoplejía. Su temprano fallecimiento disparó los rumores sobre el motivo real de su muerte, de que se debió al consumo de sustancias dopantes durante su carrera, un rumor que siempre la persiguió por su extraordinaria musculatura, aunque según la autopsia, Florence Griffith sufría un mal congénito en el cerebro, el cual le causó la apoplejía.

0Mensajes añadidos


Politica de privacidad

En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le comunicamos que tributo.es garantiza la confidencialidad de todos los datos facilitados por sus clientes, y que además de los mínimos establecidos por la legislación, la recogida y tratamiento de los datos se efectúan bajo niveles de seguridad que impiden la pérdida o manipulación de los mismos y serán conservados con el único fin de tramitar sus pedidos y mantenerle informado de las mejores ofertas comerciales, no siendo suministrados ni encontrándose a disposición de acceso de terceros bajo ninguna circunstancia.

Para uso interno, se entiende que usted autoriza expresamente que dichos datos sean archivados en nuestra base de datos de clientes, teniendo el derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos, con sólo indicárnoslo mediante correo electrónico o mediante la modificación de sus datos a través de la Web.

En algunos casos para el cumplimiento de nuestros servicios podemos vernos obligados a utilizar sus datos para ponernos en contacto con usted en relación con su pedido. Los datos de su dirección serán utilizados para facturar los servicios pedidos por usted. Sus datos personales serán eliminados del registro si dichos datos parecen falsos.

Importante. Al registrarse en tributo.es, se compromete a proporcionarnos información sincera y verdadera en lo que le concierne.

La aceptación de las condiciones generales supone la suscripción automática a nuestros Boletines Informativos en caso de que se publiquen.