Elizabeth Taylor

Dedicatoria

"Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos." (Elizabeth Taylor)


Biografia

ELIZABETH ROSEMOND TAYLOR: Londres, Reino Unido, 27 de febrero 1932 - Los Ángeles, Estados Unidos, 23 de marzo de 2011

Liz Taylor, como era conocida coloquialmente, nació como ciudadana británica en el acomodado barrio de Hampstead, aunque sus padres eran norteamericanos y por lo tanto, ella gozó de la doble nacionalidad. Su padre, Francis Lenn Taylor, marchante de arte, había abierto una galería en la capital inglesa. Su madre, Sara Sothern, acompañó a su marido desde San Luis, Missouri, abandonando su carrera como actriz una vez contrajo matrimonio. Elizabeth vivió en la capital londinense hasta los siete años, cuando sus padres decidieron abandonar Europa y volver a los Estados Unidos en 1939, como consecuencia de lo que parecía ser el comienzo de una próxima guerra. Ellas viajaron sin su padre, el cual estuvo el tiempo necesario para cerrar los últimos flecos del traspaso de su galería de arte, volviendo más tarde para mudarse con su familia.

La familia Taylor se reubicó en Los Ángeles, donde también se encontraba toda la familia materna. Durante su estancia en la ciudad, un amigo de la familia, que consideraba extremadamente guapa a Elizabeth, les recomendó que la llevaran a casting televisivos. En uno de ellos, un ejecutivo de la Universal Pictures quedó prendado de ella, ofreciéndole su primer contrato.

Su primer trabajo en la pantalla fue “There’s one born every minute” (1942), comedia de escaso éxito que provocó que Universal rescindiera su contrato con Elizabeth, la cual firmó poco después con la Metro Goldwyn Mayer.

La primera producción en la que tomó parte de la mano de su nueva compañía fue “La cadena invisible” (1943), tras el cual la MGM le ofreció un año de contrato. Elizabeth obtuvo dos pequeños papeles, “Las rocas blancas de Dover” (1943) y “Alma rebelde” (1944). Posteriormente llegó la película que la convirtió en una estrella, “Fuego de juventud” (1944). Elizabeth interpretaba el personaje de Velvet Brown, una intrépida jovencita, que salva de la muerte a un caballo, convirtiéndolo finalmente en el ganador del Grand National, siendo ella la jinete. El filme fue obtuvo un gran éxito, recaudando 4 millones de dólares y dos premios Oscar.

Tras la película Elizabeth firmó un nuevo contrato con la MGM, pero esta vez de larga duración, tal y como merecía una joven estrella del cine. El siguiente año lo pasó en blanco, volviendo a las pantallas con “El coraje de Lassie” (1946)

A lo largo de los años cuarenta hasta principios de los cincuenta, Elizabeth participó en multitud de películas, siendo 1954 su año más fructífero, con papeles en “Rapsodia, Beau Brummell, La última vez que vi París y La senda de los elefantes”. Contaba por aquel entonces con 22 años y ya estaba considerada como una de las grandes bellezas mundiales del cine. Lo que la llevó a aparecer en la película “Gigante” junto al actor James Dean.

En 1957 se la pudo ver a en la película “El árbol de la vida”, una película épica que cosechó múltiples críticas negativas, sin embargo, Elizabeth fue nominada para un premio de la Academia de los Oscar por su interpretación como Susanna Drake, aunque finalmente fue Joanne Woodward quien consiguió la preciada estatuilla.

Un año después participó en el filme “La gata sobre el tejado de zinc” siendo nuevamente nominada para el Oscar, pero esta vez lo perdió ante Susan Hayward. En 1959 apareció en otro gran éxito “De repente, el último verano” obteniendo una nueva nominación, volviendo a perderlo ante Simone Signoret.

Su mala fortuna acabó en 1960 cuando por fin se llevó la anhelada estatuilla a casa por su actuación en “Una mujer marcada” en el papel de Gloria Wandrous. La película no tuvo buenas críticas sin embargo la gran actuación de Elizabeth no pasó inadvertida.

Durante tres años se mantuvo alejada de las pantallas, dejando MGM tras la finalización de su contrato, aunque volvió a realizar otros proyectos con la compañía. En 1963 participó en la producción más cara de la historia del cine hasta aquel momento, cobrando un millón de dólares por su papel principal como Cleopatra, en el film del mismo nombre.

En dicha película conoció a su quinto marido, Richard Burton (previamente estuvo casada con Conrad Hilton, Michael Wilding, Michael Tood, el cual murió en accidente de avión y Eddie Fisher). Sus siguientes apariciones en cine fueron un absoluto fracaso, especialmente en 1963 con la película “Hotel Internacional”, convirtiéndose en el principal objetivo de las críticas. En 1966 Elizabeth volvió con su mejor perfil, en el papel de Marta, en la película “¿Quién teme a Virginia Woolf?” en la que fue su mejor actuación a lo largo de toda su carrera cinematográfica.

Tras su segundo Oscar apareció en varias películas, actuaciones teatrales, series y numerosos programas televisivos, aunque a partir de entonces se mantuvo en una posición discreta, abandonado las primeras planas, apareciendo ocasionalmente para defender causas benéficas y a consecuencia de dos nuevos matrimonios, con el senador John Warner y con Larry Fortensky.

La vida privada de Elizabeth Taylor fue tan celebre como sus interpretaciones, debido a sus ocho matrimonios y en los últimos años también a su amistad con el cantante Michael Jackson, a quien bautizó como "El Rey del Pop" y a quien defendió siempre.

En 1997 fue tratada y operada con éxito de un tumor cerebral. Posteriormente pasó por el hospital en varias ocasiones para ser tratada por dolencias cardiacas, falleciendo por este motivo a los 79 años en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles (California) donde estuvo ingresada durante seis semanas. Finalmente fue enterrada en un funeral privado en el cementerio de Forest Lawn, al cual dejo por escrito llegar 15 minutos tarde, tal y como era su costumbre.

0Mensajes añadidos


Politica de privacidad

En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le comunicamos que tributo.es garantiza la confidencialidad de todos los datos facilitados por sus clientes, y que además de los mínimos establecidos por la legislación, la recogida y tratamiento de los datos se efectúan bajo niveles de seguridad que impiden la pérdida o manipulación de los mismos y serán conservados con el único fin de tramitar sus pedidos y mantenerle informado de las mejores ofertas comerciales, no siendo suministrados ni encontrándose a disposición de acceso de terceros bajo ninguna circunstancia.

Para uso interno, se entiende que usted autoriza expresamente que dichos datos sean archivados en nuestra base de datos de clientes, teniendo el derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos, con sólo indicárnoslo mediante correo electrónico o mediante la modificación de sus datos a través de la Web.

En algunos casos para el cumplimiento de nuestros servicios podemos vernos obligados a utilizar sus datos para ponernos en contacto con usted en relación con su pedido. Los datos de su dirección serán utilizados para facturar los servicios pedidos por usted. Sus datos personales serán eliminados del registro si dichos datos parecen falsos.

Importante. Al registrarse en tributo.es, se compromete a proporcionarnos información sincera y verdadera en lo que le concierne.

La aceptación de las condiciones generales supone la suscripción automática a nuestros Boletines Informativos en caso de que se publiquen.