Chita

Dedicatoria

La mona Chita siempre destacó por su simpatía, obediencia y saber estar, tanto dentro como fuera de los platós. Inconfundible era su sonrisa con sus labios para fuera.


Biografia

Chita (Cheetah en ingles) es el nombre por el que más se conoce a Jitts (n. meses antes del 9 de abril de 1932-1), el chimpancé que interpreta a la mona Chita en las películas de Tarzán interpretadas por Johnny Weissmüller en los años 1930. Jitts es un chimpancé que figura en el Libro Guiness de los Récords como el simio más longevo del mundo.

A pesar de que en español ha sido conocida como mona Chita, se trata de un macho. Y aunque en el imaginario colectivo Chita está inextricablemente asociada con Tarzán, este personaje resultó ser un producto de la industria cinematográfica, dado que no aparece en ninguna de las novelas originales de Edgar Rice Burroughs (creador de Tarzán). De hecho, no figura ningún chimpancé en sus novelas. La más próxima similitud con Chita podríamos encontrarla en Nkima, compañero simio de Tarzán que aparece en varias de las últimas novelas de dicho autor.
Chita aparece en cuatro de las películas de Tarzán interpretadas por Johnny Weissmuller: Tarzán y su compañera (Tarzan and His Mate, 1934), Tarzan Escapes (1936), Tarzan Finds a Son! (1939) y Tarzans New York Adventure (1942).

Hay que señalar que en la primera película de Tarzan de Weissmuller, Tarzán de los monos (Tarzán the Ape Man, 1932), Chita es interpretada por otro chimpancé. Sería a partir del segundo filme, Tarzán y su compañera, cuando Chita sería interpretada por Jitts, debutando en el mundo del cine junto con la actriz Maureen OSullivan, quien interpretaría a Jane.

Posteriormente, Jitts también participa en Doctor Dolittle (1967). Y aún realizaría algunos anuncios y participaría en algún telefilm antes de retirarse dignamente del mundo del espectáculo.

El chimpancé se especializó en escenas puramente cómicas.
No figura en los créditos de ninguna de las películas en las que ha actuado.

Asombrosamente, Jitts ha sobrevivido a todos sus compañeros de reparto.

Coincidiendo con su 74º cumpleaños, Chita recibió el único galardón cinematográfico de toda su carrera, otorgado por el Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola en el año 2006.

Tras muchos años de trabajo, Chita fue adoptado por Dan Westfall en 1992, cuyo tío, Tony Gentry, fue un entrenador animal que trabajó en Hollywood y trajo a Chita de África en la década de los treinta.

Chita montó, con el apoyo de su cuidador, Dan Westfall, la fundación C.H.E.E.T.A, siglas de Creative Habitats and Enrichment for Endangered and Threatened Apes (Hábitats Originales y Mejorados para Simios Amenazados y en Peligro de Extinción), dedicada al cuidado de simios retirados que se han dedicado al negocio del espectáculo. En C.H.E.E.T.A. viven Jitts; Jeeter, su nieto; Maxine y Sandy, quienes han trabajado en Las Vegas; y los orangutanes Daphne y Squeakers.

Su afición, la pintura
A Chita le gustaba mucho pintar y, de hecho, sus obras pueden ser adquiridas.
El dinero de los cuadros sirve para hacer frente a los gastos de la reserva.

Su último cuidador, Dan Westfall, contaba que a Chita le encantaba hacerle reír y era muy receptiva a los sentimientos humanos. También anunció que Chita se solía levantar a las nueve de la mañana y tras la inyección de insulina, pues era diabética, se daba un auténtico festín a base frutas: plátanos, manzanas, naranjas e incluso, a veces, huevos con tostadas. El resto del día, Chita, se lo pasaba a su manera, haciendo el mono, que era lo que realmente sabía mejor hacer, confesaba Westfall. Chita tenía una refinada habilidad para levantarse sobre sus patas y andar como una persona.

Chita murió el 24 de diciembre de 2011, la víspera de Navidad a los 80 años, murió a causa de la insuficiencia renal.

El mono no ha dejado descendencia, aunque no parece posible estar seguros de este detalle. Entre los grandes momentos de su vida está el que en su 75 cumpleaños la gran primatóloga Jane Goodall le cantara el Happy Birthday en el idioma natural de los chimpancés de Tanzania.Paralelamente, hubo una campaña para que Chita tuviera merecida huella en el paseo de la Fama de Hollywood.

Con la muerte de Chita se reabre la polémica abierta por R.D. Rosen en 2008, en la que las fechas no le coincidían, el chimpancé de Doctor Dolittle era demasiado jovencito para ser Chita (Jiggs). Tras una pormenorizada investigación que incluyó a una cuidadora llamada Jan Giacinto, Rosen concluyó que Chita ( Jiggs), que por entonces vivía en Palm Springs pintando cuadros con los dedos que su dueño Dan Westfall vendía por una pasta, era un fraude.

Según una publicación del St. Petersburg Times, fueron más de una docena de chimpancés lo que interpretaron el rol de Cheetah a lo largo de la franquicia cinematográfica de Tarzán; y es poco probable que ese primate del estado de Florida sea uno de ellos, ya que es raro que un chimpancé viva más allá de los 50 años en cautiverio.

Para R.D. Rosen, autor de un artículo publicado por el Washington Post en 2008, la idea de que este Cheetah pudo aparecer en esas películas, tener una larga carrera y ahora disfrutar de un maravilloso retiro es ridícula.

Pese a todo, Debbie Cobb, directora del Santuario de Primates Suncoast, en Florida, aseguró que el verdadero Cheetah fue este chimpancé que trabajó con Johnny Weissmuller a principios de los años 30, y que falleció la semana pasada a la edad de 80 años y tras sufrir una falla renal.

0Mensajes añadidos


Politica de privacidad

En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le comunicamos que tributo.es garantiza la confidencialidad de todos los datos facilitados por sus clientes, y que además de los mínimos establecidos por la legislación, la recogida y tratamiento de los datos se efectúan bajo niveles de seguridad que impiden la pérdida o manipulación de los mismos y serán conservados con el único fin de tramitar sus pedidos y mantenerle informado de las mejores ofertas comerciales, no siendo suministrados ni encontrándose a disposición de acceso de terceros bajo ninguna circunstancia.

Para uso interno, se entiende que usted autoriza expresamente que dichos datos sean archivados en nuestra base de datos de clientes, teniendo el derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos, con sólo indicárnoslo mediante correo electrónico o mediante la modificación de sus datos a través de la Web.

En algunos casos para el cumplimiento de nuestros servicios podemos vernos obligados a utilizar sus datos para ponernos en contacto con usted en relación con su pedido. Los datos de su dirección serán utilizados para facturar los servicios pedidos por usted. Sus datos personales serán eliminados del registro si dichos datos parecen falsos.

Importante. Al registrarse en tributo.es, se compromete a proporcionarnos información sincera y verdadera en lo que le concierne.

La aceptación de las condiciones generales supone la suscripción automática a nuestros Boletines Informativos en caso de que se publiquen.