Félix, el gato espacial

PUBLICADO EL 03 agosto 2011

En octubre de 1963, los franceses se dispusieron a poner en órbita al primer gato de la historia. Era una hembra recogida, junto con otros 13 felinos más, de las calles de París.

El despegue se hizo a bordo de una estrecha cápsula acoplada al cohete Veronique 47, desde una base situada en Argelia. Cuando la cápsula se encontraba a 130 millas de altitud, se separó del cohete y se dispuso a tomar tierra mediante paracaídas.

En todo momento, una serie de electrodos en el cerebro del gato transmitían sus impulsos neurológicos a la base, hasta que pudo aterrizar sano y salvo.

La prensa británica del momento llamó al héroe “Astrocat” (Astrogato).

No conozco ni su fecha de nacimiento ni la de su fallecimiento.

Meses después, volvieron a lanzar a otro gato al espacio, aunque en esta ocasión con menos suerte para el minino, pues no volvió para contarlo.

Tributo

Leer más detalles
1